Hoy

16 MILLONES DE KILOS ANUALES

El aumento del consumo global es una de las razones que empujan a abrir más granjas. En España, según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, cada persona consume 400 gramos de caracoles al año; lo que supondría unos 16 millones de kilos anuales. El origen mayoritario de este animal es silvestre, se importa de terceros países y su calidad «tiene mucho que desear», según Barquero, que apuesta siempre por los que proceden de granjas con alimentación adecuada. Solo el 3% del caracol comercializado en España pertenece a granjas españolas, según la Organización Interprofesional del Caracol de Crianza (Interhélix).

La producción de caracoles en España subió un 20 % en 2015, -más de 350.000 kilos-, debido a que es un sector 'atractivo' que no requiere una inversión cuantiosa, según explican desde Interhélix. La mayoría de los productores no se dedican en exclusiva, es una forma de diversificar de otros negocio o de aprovechamiento de agua y recursos.

Desde la Interprofesional piden a los restaurantes y hosteleros que tengan más presentes esta opción en sus cartas, sobre todo, a los nuevos establecimientos que se abren y buscan diferenciarse de la competencia. El caracol, argumentan, puede ser una forma exitosa de distinguirse.