Hoy

Instalaciones con ganado vacuno. :: hoy
Instalaciones con ganado vacuno. :: hoy

UPA denuncia el recorte en las ayudas de los seguros agrarios

  • La organización advierte de que las medidas del Gobierno central supondrían un aumento de los costes para el sector de un 35%

La organización profesional agraria UPA-UCE de Extremadura denunció ayer el «recorte brutal» en las ayudas a la suscripción de seguros agrarios que plantea el Gobierno central en funciones, una medida que haría que los agricultores y ganaderos de la región extremeña vieran aumentar sus costes en casi un 35 por ciento de media.

Mediante un comunicado, la entidad señala que ha acudido a la Comisión General de Seguros Agrarios para «intentar frenar un recorte salvaje» que supondría el abandono de los seguros o la migración hacia otras modalidades más baratas pero con menores coberturas y con más riesgo para los productores.

Explica que el seguro agrario se ha convertido en una herramienta fundamental para el mantenimiento de la renta agraria en la región pese a los recortes hechos por parte del anterior Gobierno regional, que eliminó la ayuda autonómica, y del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama).

«Los agricultores y ganaderos saben de la importancia del seguro agrario y desde hace años se ha venido incrementando la contratación de seguros para garantizar la protección de las producciones agrícolas y ganaderas», agrega.

«Un nuevo varapalo»

Sin embargo, continúa, la propuesta del Magrama de recortar un 10% la subvención base en el siguiente Plan de Seguros Agrarios (el 37%) es «un nuevo varapalo» para el campo.

Esto también repercute en la subvención autonómica ya que esta se calcula en función de la ayuda que otorga el Ministerio y «se puede dar la paradoja de que ahora que hemos conseguido dotar con presupuesto suficiente la partida de seguros agrarios autonómica tras una reivindicación que ha durado años».

Por ejemplo, en una explotación de vacuno media (90 vacas) de un ganadero A Título Principal (ATP) el coste del seguro anual se cifra en unos 3.500 euros y, si se descuenta la ayuda que percibe en 2016, el seguro le cuesta 1.408,21.

En 2017 el coste del mismo seguro ascenderá a 1.916,14 euros, un 36% más, si se implementa la medida que propone el Ministerio.

La organización profesional agraria propone un conjunto de medidas para evitar este recorte, tales como adjuntar recursos de otras partidas ministeriales para dotar de presupuesto suficiente a dichos seguros agrarios, así como un ajuste de las primas por parte de Agroseguro para que los productores puedan mantener el nivel de aseguramiento.

Además, UPA-UCE alerta de la necesidad de adecuar la modulación del seguro a la capacidad económica y al tamaño de la explotación ya que «no es justo que las pequeñas explotaciones familiares y profesionales carguen con el peso del recorte igual que las grandes explotaciones».