Hoy

«Quiero ser optimista, porque si no, no dedicaría mi vida a esto»

osé Carlos quiere ser optimista sobre el futuro del tabaco.
osé Carlos quiere ser optimista sobre el futuro del tabaco. / Luismi
  • Lleva toda su vida ligado al tabaco y desde el 2006, con su padre, al frente de una explotación de 36 hectáreas

En plena campaña de 'repele' se encuentra un joven tabaquero natural de Talayuela, José Carlos García, de 35 años, que lleva desde el 2006 al frente de una explotación en las cercanías de Santa María de las Lomas, pedanía talayuelana, junto a su padre. Entre los dos cultivan 30 hectáreas propias y 6 alquiladas, que producen unos 90.000 kilos de tabaco al año.

–¿Cómo está siendo el tabaco de este año?

–Está siendo aparentemente bueno, pero también tardío debido a las primeras lluvias de mayo. Eso ha retrasado toda la recolección, pero a grandes rasgos está siendo bueno. Quizá en el rendimiento de los primeros pisos parece que van más flojos, pero hay que esperar a los pisos de ‘cogollera’ para saber si el rendimiento será igual que el del año pasado o mejor. Se valora al final.

–¿En qué momento se encuentra el cultivo?

–Extremadura es la principal cultivadora de tabaco de España, los números están ahí. Es un cultivo social, porque no sólo vivimos los tabaqueros sino también el entorno, Sería un atropello que quitaran de un plumazo todo el cultivo. También es cierto que en la producción se ve que ni estamos la misma cantidad de tabaqueros ni se han contratado los mismos kilos que en campañas anteriores. Ambas cosas van disminuyendo. Se ve una reducción sustancial a nivel particular, cada uno en su proporción.

–Las últimas reformas de la Política Agraria Comunitaria, ¿les han beneficiado o perjudicado?

–Nos han reducido el nivel de ayuda, por lo que nos han perjudicado. Está claro que hemos notado la reducción.

–¿Cómo ve el futuro del sector?

–Quiero ser optimista, porque si no ni estaría aquí ni dedicaría mi vida a esto. Aunque no es un futuro claro, creo que va a ser un futuro selectivo. Es un sector competitivo y no creo que continuemos todos los que nos dedicamos a esto. Al final las empresas quieren lo mejor y los tabaqueros cada vez tenemos mejor nivel, pero se contratan menos kilos. Lo justo sería que todas las personas que estamos en el sector continuásemos y que si alguno quiere dejarlo sea por elección propia, no porque te lo impongan.