Hoy

Inquietud ante las nuevas restricciones que quiere aprobar la OMS

  • Entre el 7 y el 12 de noviembre se producirá una reunión de alto nivel del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco

Entre el 7 y el 12 de noviembre la Organización Mundial de la Salud (OMS) celebra en Nueva Delhi un encuentro que tiene en vilo otra vez más al sector tabaquero. En la capital de la India se producirá una reunión de alto nivel del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco. Dirigentes en materia de salud de todo el mundo se juntarán para considerar los nuevos impuestos y regulaciones sobre el tabaco que se aplicarán en casi todos los países.

«Cada vez nos quieren poner las cosas más difíciles y se quieren imponer la tesis más radical que no es otra que la de impedir el cultivo del tabaco», resume, con evidente inquietud, Teófilo Moreno. El presidente del Grupo de Trabajo del Tabaco en el COPA-Cogeca revela que una de las medidas que se quieren aprobar es la de fijar unos niveles tan bajos de nicotina que «harían desaparecer el cultivo».

Otra propuesta pasa por casi exigir que se desarrollen ya alternativas a la del cultivo del tabaco, algo que «llevamos años realizando pero sabemos que no cuajan ni son factibles para mantener el desarrollo y el volumen de empleo en nuestros pueblos», agrega Moreno.

«El ambiente de la reunión de la OMS está complicado. De hecho se quiere prohibir la presencia de cargos gubernamentales y de delegados asociados a los productores del tabaco», relata. Los gobiernos son responsables de más del 40% de la producción de tabaco del mundo. «¿Cómo no van a estar los representantes de países que se verían afectados por medidas cada vez más drásticas?», cuestiona.

El extremeño cree que la UE se podrá presentar en esa reunión en la India con una postura unánime. «Ya hemos adoptado medidas como la directiva comunitaria contra el tabaco. Ya lo hemos hecho todo. No podemos ahora ser más radicales aún y querer eliminar un cultivo legal», relata Moreno.

Hay que recordar que desde este año todas las nuevas cajetillas que se venden en la Unión Europea salen de fábrica con unas advertencias sanitarias mucho más grandes. Combinan el texto y la imagen, ocupan el 65% de las caras y se colocan en la parte superior del envase de cigarrillos, tabaco para liar y tabaco para pipa de agua.

Además, según la nueva directiva en vigor, la mitad de la superficie de los laterales está destinada a colocar más advertencias.