Hoy

El 73% de los agricultores y ganaderos han perdido ayudas con la nueva PAC, según la Junta

  • El Ejecutivo extremeño cree que no ha servido para acabar "con los cazaprimas" y los agricultores y ganaderos "de sofá"

El 73 por ciento de los agricultores y ganaderos extremeños han cobrado menos ayudas con la entrada de la nueva reforma de la Política Agraria Comunitaria (PAC), además de que no ha servido para acabar "con los cazaprimas" y los agricultores y ganaderos "de sofá".

Así lo ha asegurado hoy la directora general de Política Agraria Común (PAC), Yolanda García Seco, que ha comparecido en la comisión correspondiente de la Asamblea de Extremadura para informar sobre el impacto de esta reforma en la Comunidad Autónoma desde su entrada en vigor el 1 de enero de 2015.

En su opinión, esta reforma ha tenido "una aplicación muy tediosa" y no ha supuesto un reparto más justo de las ayudas, además de que ha "expulsado" a muchos agricultores y ganaderos del sistema, "se dejan fuera" unas 300.000 hectáreas y no se ha modulado las ayudas de los que más cobran.

En este sentido, ha citado que más de 9.800 titulares pueden quedar fuera del sistema de ayudas en ejercicios posteriores al ser considerado pequeños agricultores (ayudas inferiores a los 1.250 euros) y que en el caso de Extremadura se centra mayoritariamente entre los que percibe entre 100 y 300 euros.

Asimismo, ha criticado que aspectos incluidos en la reforma como el llamado "pago verde" ha dificultado la gestión de las ayudas y ha generado "zonas ociosas" porque las prácticas medioambientales no compensan a los agricultores.

Otra de los características de esta nueva PAC, la regionalización de los cultivos, también ha perjudicado a Extremadura, según la directora general, ya que ha propiciado que en determinados cultivos los extremeños reciban por hectárea por debajo de la media nacional, lo que puede repercutir en los cálculos que se hagan para 2016.

También ha criticado el "impacto escaso" que ha tenido la figura del "agricultor activo", que "lo único que ha conllevado es más carga burocrática para las administraciones" y que, pese a lo que se perseguía, no se ha protegido a los sectores que mayor repercusión social y creación de empleo generan.

En conclusión, ha considerado que esta reforma ha sido poco flexible, pone en riesgo la percepción de ayudas, no tiene mecanismos de protección para determinados sectores "y es poco estable", ya que ha entrado en vigor hace poco tiempo y ya está abierto el debate para una nueva reforma.

En este sentido, ha recordado que Extremadura ha propuesto en la Conferencia Sectorial la creación de un grupo de trabajo para diseñar que PAC es la que más puede beneficiar a los intereses españoles.

Pese a todos estos inconvenientes, Yolanda García Seco ha destacado que los agricultores extremeños "han cobrado en tiempo y forma", Extremadura "está a la cabeza de España" en los pagos y "no se ha recortado ni un duro de las ayudas a los jóvenes".

Por su parte, el portavoz del PP, José Antonio Echavarri, ha indicado que el hecho de que esta PAC sea novedosa no es una explicación "al verdadero caos" que ha habido en la región con retrasos en los pagos, y ha rechazado que se haya producido una reducción de las ayudas.

Echavarri ha reconocido que toda reforma es "mejorable", pero cree que "dado los tiempos de crisis que corrían" se consiguió mantener el nivel de ayudas, ha criticado que el PSOE no hiciese propuestas "en papel" y ha expresado su temor a que la próxima reforma "sea más perjudicial".

Por su parte, el portavoz de Podemos, Eugenio Romero, ha incidido en que la actual PAC "está deslegitimada", ya que los sucesivos gobiernos han permitido que se beneficie a los grandes propietarios, por lo que ha defendido que en la próxima reforma se intente que esta se adapte a las características de Extremadura y no al contrario.