Hoy
José Cortés, en su despacho . :: JSP
José Cortés, en su despacho . :: JSP

«La administración debe ofrecer más flexibilidad»

  • José Cortés, ingeniero agrónomo, elabora proyectos agrícolas, ganaderos e agroalimentarios

Inquieto y emprendedor. Así se muestra al ingeniero agrónomo José Cortés, afincado en Trujillo. Hace quince años decidió dar el paso y trabajar por cuenta propia. Administra la sociedad que creó, 'Proditec Ingeniería SL', muy vinculada al mundo de la agricultura y la ganadería. Está dedicado a la realización de proyectos para la instalación de naves para usos agrícolas y ganaderos. También elabora proyectos de diseño y dirección de obras de industrias agroalimentarias, entre otras tareas.

¿Ha afectado mucho la crisis?

Lo único bueno es que no ha coincidido con una crisis agrícola y ganadera, como puede ser una gran sequía. Aunque el campo no da para hacerse rico, las familias se han mantenido. De hecho, muchos se han vuelto de las ciudades. Tenemos clientes que han iniciado sus explotaciones agrícolas como único refugio. A partir de ahí, han surgido proyectos. También hemos tenido casos que para que le pagasen la leche tarde y mal, han realizado una quesería. Otro de los problemas ha sido la financiación. Por tanto, algunos han invertido sus ahorros. Hay agricultores que han vendido pisos para invertir en sus explotaciones.

¿Qué tipo de instalaciones son las más demandadas en la zona?

Son las explotaciones de cebo de vacuno, ya que se ha exportado a los países árabes a buen precio. También ha tenido un avance las granjas de pollo de engorde para carne. Además, ha proliferado las industrias de primera transformación como queserías y almazaras.

¿Los clientes tienen claro lo que quieren o hay que aconsejarles?

Normalmente lo tienen claro. No obstante, les tenemos que informar de los límites administrativos que existen, en relación a la legislación ambiental y sanitaria. A veces, se quiere una instalación con una inversión mínima. Sin embargo, cada infraestructura tiene que estar dimensionada para la capacidad de producción que el cliente quiere llevar a cabo. Debe tener un tamaño mínimo con unos servicios.

¿Entienden esos condicionantes?

No tienen más remedio que entenderlo. Si redactamos un proyecto que no cumple con la legislación ambiental, de seguridad y de salud en el trabajo, así como sanitaria, el permiso va a venir denegado. Si no obtiene esa autorización, no se puede construir y no va a tener la licencia final.

¿Ha ido cambiando mucho la legislación?

Sí. De hecho, en los cuatro o cinco últimos años, ha cambiado un par de veces. Ha ido mejorando y acortando plazos de resolución. Sin embargo, como hay tantas administraciones concurrentes, si una administración saca una legislación tendente a facilitar las cosas o a minorar los plazos de resolución, como siempre dependen de informes sectoriales que necesitan recabar información para realizar el informe final, el acortamiento de esos plazos se traduce en algo insignificante.

¿Legislación pone trabas o mejora la situación?

La ley medioambiental vela por esa protección ambiental. No hay nadie más interesado que el agricultor y ganadero en cuidar su finca. Nadie va a acometer un delito contra su terreno. Sin embargo, muchas veces, en la administración no entiende que hay distintas formas de trabajar. No podemos diseñar en un plano la gestión de una finca mediana o grande. Pienso que tiene que haber cierta flexibilidad y, a veces, las hay, administrativamente hablando, y otras no. El que te concede esa flexibilidad es el funcionario de campo, el que visita la explotación a última instancia. Si se aplicase la legislación al pie de la letra, muchos explotaciones serían inviables.

¿Lo más raro que han pedido?

Locuras no hace nadie. La gente tiene claro lo que hace. Tenemos proyectos de envergadura. Se han gestionado proyectos de hasta 8 millones de euros en industria agroalimentaria. Ahora, hay un cliente importante con dos proyectos de I+D, relacionado con aceite de oliva. Esos proyectos innovadores nos llegan a través de medianas empresas y centros de investigación. Tenemos un sector muy amplio de actuación.