Hoy

Asaja asegura que irá a los tribunales si la Junta no permite abatir jabalíes enfermos

Un jabalí en el campo. :: HOY
Un jabalí en el campo. :: HOY
  • Los ganaderos entregarán al Ejecutivo regional la solicitud para realizar batidas de especies afectadas por la tuberculosis

Cáceres. Asaja Extremadura irá a los tribunales si la Junta no permite abatir jabalíes enfermos. El presidente de la asociación profesional agraria, Ángel García, dijo ayer que si el Ejecutivo regional no da permiso a los ganaderos para abatir a los jabalíes portadores de tuberculosis acudiran a los tribunales por esta causa.

En una rueda de prensa García señaló que no se puede esperar más a que se establezcan medidas ante la situación y que algunos ganaderos, sobre todo en el norte de la provincia de Cáceres, «viven situaciones dramáticas, con pérdidas que alcanzan los 5,3 millones de euros».

Dijo que el Consejo de Asesor de Medio Ambiente señaló el pasado día 28 de octubre de 2015 que se estudiaba como medida «la autorización de cazar jabalíes y ciervas como principales vectores de transmisión de la tuberculosis».

Casi siete meses después, indicó García, el Ejecutivo regional «no ha hecho casi nada y no se ha atajado el origen de la enfermedad, que no es otro que la superpoblación de jabalíes y de otras especies cinegéticas». Por esto sus ganaderos asociados van a presentar una solicitud a la Administración regional para realizar batidas de estas especies afectadas. De no obtener una respuesta afirmativa, anunció el presidente agrario, «se presentará en los juzgados una demanda para pedir una responsabilidad civil por la relación de causalidad entre la fauna cinegética y la tuberculosis bovina».

García indicó que en la región, de las 12.000 explotaciones de ganado bovino hay 1.200, lo que supone el 11,7 por ciento, afectadas por tuberculosis y con el ganado «secuestrado», con una pérdida media de 4.800 euros.

Estas explotaciones se encuentran en su mayoría en la zona de Valencia de Alcántara (Cáceres), la comarca cacereña de Los Ibores y el norte de la provincia de Cáceres.