Hoy

El sector agrario alerta del riesgo inminente de pérdidas graves por el clima

  • Una de las consecuencias de esta situación anómala es el "solape" de campañas de hortalizas, con la consiguiente caída de los precios

Las organizaciones agrarias (Asaja, COAG y UPA) y las cooperativas han alertado hoy del peligro inminente de "pérdidas graves" por el clima atípico de este invierno, si no mejora en las dos próximas semanas, sobre todo a causa de la necesidad de agua en el sur y las zonas mediterráneas.

La amenaza es mayor en Andalucía, Murcia, Castilla-La Mancha y Comunidad Valenciana, si bien también se han desatado las alertas en Extremadura, Baleares o Cataluña, aunque el exceso de calor y la falta de agua pueden perjudicar también a otras partes del país.

La preocupación aumenta porque esta época del año es muy importante para el desarrollo de cultivos como el cereal más temprano, los árboles florecieron antes y los ciclos de las producciones están muy alterados, según los datos facilitados a Efeagro por el sector.

Los productores ya han celebrado reuniones con el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) para evaluar esta coyuntura.

Una de las consecuencias de esta situación anómala es el "solape" de campañas de hortalizas, con la consiguiente caída de los precios.

También inquieta en la parte mediterránea del país que se adelanten las floraciones y el desarrollo en frutales -como el almendro o la fruta de hueso-, porque los árboles están muy expuestos a que caiga una helada y se echen a perder las cosechas.

En cuanto a la ganadería, los productores afrontan una subida de gastos por la falta de pasto, ya que tienen que completar la alimentación de sus animales, lo que se nota ya por ejemplo en Baleares.

Por otro lado, faltan horas de frío en los cultivos herbáceos, como los cereales, lo que incrementa el riesgo de plagas, insectos y hongos en las citadas autonomías y en Aragón y Castilla y León, según un balance de Cooperativas Agroalimentarias.

El informe apunta que en Andalucía la falta de lluvia puede desencadenar una "sequía hidrológica", porque los pantanos no reciben agua; en Aragón el campo aguanta más por las nieblas húmedas, pero el estado de las parcelas de cereal es "precario" y se augura un año "complicado" en cuanto a plagas.

Incluye a Cataluña, Murcia y la Comunidad Valenciana entre las zonas más amenazadas y pendientes del cielo; en el campo catalán cita alteraciones en el cereal, el forraje, el olivo, los frutales, e incluso el peligro de plagas como el "caracol manzana" por falta de frío en el arroz.

Las cooperativas señalan que en Baleares es "preocupante" la situación, "calificada como sequía",

Por su parte, Asaja-Málaga ha pedido apoyo a la Junta de Andalucía por el granizo que a final de enero provocó "pérdidas" de cultivos tempranos de frutales; en Córdoba, la organización agraria ha reclamado rebajas fiscales para compensar al productor por el impacto del clima en olivar, cereales o cítricos.

COAG ha señalado, en un informe, que este "desorden climatológico" provoca una situación "de emergencia", pues en el sudeste hay zonas "calificadas como desierto" y si en febrero o marzo no se registran precipitaciones se volverá "irreversible".

El presidente de COAG en Murcia, Miguel Padilla, ha declarado a Efeagro que a medida que avanza el invierno el panorama "empeora", el mercado de hortalizas se colapsa por la coincidencia de cosechas y, si en el sureste español no llueve lo suficiente en 15 o 20 días, los cultivos de secano "se van a perder".

Según la organización agraria, las plantaciones de regadío han incrementado entre un 25 y un 30% el aporte de agua por las altas temperaturas y el viento ocasiona más transpiración y mayor demanda hídrica.

"El buen tiempo es malo para el campo", ha subrayado en un comunicado la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), quien ha denunciado que la meteorología causa "graves problemas de gestión y planificación de las explotaciones".

Entre las "peligrosas consecuencias" citadas por UPA figuran el incremento de los gastos, la reducción de cosechas o la bajada de precios por exceso de oferta de hortalizas.

La organización agraria ha solicitado que el descenso de cotizaciones a causa de la meteorología se tenga en cuenta a la hora de diseñar "planes de rescate" del sector, como ya lo son el sobrecoste de piensos o la merma de cosechas por sequía