Hoy

La UE abre expediente a España por no derogar el impuesto que fija un precio mínimo del tabaco

Un cliente en un estanco de Mérida. :: hoy
Un cliente en un estanco de Mérida. :: hoy
  • El sector tabaquero pide al Gobierno que elabore una nueva figura que compense la eliminación del doble mínimo para evitar un grave perjuicio

España incumple una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre impuestos del tabaco y abre un proceso que acabará en sanción si el Gobierno de Rajoy no la cumple. La sentencia, que se dictó hace un año, deroga un sistema que permite fijar un precio mínimo para este producto vital para la economía regional. Agricultores e industria, como informó HOY el 21 de diciembre pasado, mostraron su rechazo a la sentencia aunque asumen que debe cumplirse. Lo que demandan al Ejecutivo central es que elabore de forma inmediata otra estructura fiscal a aplicar sobre la venta de cigarros.

Si el Gobierno español no lo hace y, para evitar la multa, se limita a derogar sin otra alternativa el llamado impuesto del doble mínimo, se aventura una gran inestabilidad de precios para industria y productores y una guerra entre compañías por fijar el precio más bajo, algo que ahora no existe. El tope mínimo de una cajetilla de tabaco en España se sitúa en 3,95 euros; el máximo llega a 4,80 euros.

Un escenario de precios low cost es dañino para Extremadura porque las multinacionales evitarían comprar la hoja de calidad de ese producto que se cultiva en nuestra región para irse a otros mercados muchos más baratos.

Hace un año, el TJUE decidió que España tenía que eliminar el sistema de doble mínimo en el tabaco, un tipo impositivo que se incrementa cuando el precio está por debajo de un límite predeterminado. El doble mínimo es un suelo que marca el Gobierno a partir del cual no se puede comercializar los productos elaborados del tabaco.

Nueva estructura impositiva

El tribunal de la UE consideró que eso vulnera la libre competencia y debe eliminarse en España y en Italia. Pero el Ministerio de Hacienda no lo ha hecho y Bruselas ha abierto un expediente de infracción. España, por cierto, es el tercer país de la UE que más expedientes acumuló en 2014 por no aplicar bien las normas europeas o trasponerlas de manera incorrecta o tardía.

CIU acaba de presentar una enmienda a la Ley de Impuestos Especiales, que se incluye dentro de la tramitación de los Presupuestos del Estado para 2016, en la que se demanda al Gobierno del PP a que modifique la estructura impositiva del tabaco para evitar la sanción de Europa y esquivar también perjuicios al sector. Además, recuerda que los tipos únicos del doble mínimo vigente no se han cambiado desde junio de 2013 a pesar de haber aumentado los precios medios de venta al público. «Esta circunstancia hace que esta herramienta fiscal pierda su eficacia de salud pública», porque, respecto a la segundo, con un precio de acceso al tabaco muy barato los jóvenes accederían con más facilidad a su consumo.

En Italia, tras la eliminación del doble mínimo, se ha desatado una guerra de precios y ha subido el consumo de tabaco con precio más barato. En España, el segmento de tabaco de bajo precio ha crecido en tres años del 7 al 16%. En nuestro país, el 80% del precio final de la cajetilla de tabaco viene dado por los impuestos (especiales, IVA y recargo de equivalencia).