Hoy
Jiménez del Río en su despacho. :: e.g.r.
Jiménez del Río en su despacho. :: e.g.r.

«El cultivo de los frutos del bosque mueve mucha mano de obra»

  • Recientemente se constituyó la Asociación extremeña de fruticultores Extrem Berris, que aúna a los productores de frutos del bosque

  • Jesús Jiménez Asociación extremeña de fruticultores

Jesús Jiménez del Río es miembro de la Junta Rectora de la asociación extremeña de fruticultores Extrem Berris, dedicada a los frutos del bosque. Este profesional lamenta que este tipo de cultivos no sea considerado como uno más para que sus productores tengan factible el acceso a subvenciones, como el resto de agricultores.

¿Qué es Extrem Berris?

Es una asociación de agricultores de frutos del bosque que está compuesta por productores de las comarcas de Valverde del Fresno, Tornavacas y Guijo de Santa Bárbara. En definitiva, agrupamos a todo el norte de Extremadura.

¿Dónde cree que radica la importancia de este cultivo, aunque pueda parecer minoritario?

Pues en que se trata de un cultivo que fija población en los municipios, además de la gran mano de obra que mueve.

¿Con qué objetivos nace esta asociación?

Principalmente para reivindicar ante la Junta de Extremadura lo que ya se está haciendo en otras regiones, como por ejemplo Asturias, donde este tipo de cultivos ya cuenta con un apoyo incondicional de la administración a través de los programas europeos Leader. Pero sin embargo aquí no estamos teniendo esta ayuda.

¿Por qué?

Porque hasta la fecha no se ha reconocido como un cultivo con identidad propia, que pudiera acogerse a líneas de ayudas y subvenciones específicas. En Cantabria, por ejemplo, disponen de una ayuda de hasta 2.000 euros por hectárea para quien quiera empezar. Y aquí este tipo de subvenciones específicas, por desgracia, no existen.

¿Cuántos productores hay en la zona?

En el norte de Cáceres hay entre 70 y 80 productores de frutos del bosque, es decir, de arándanos, frambuesas, grosellas, moras, etcétera.

¿Qué gestiones han realizado desde que se constituyó la asociación?

En los aproximadamente cuatro meses que llevamos de andadura hemos entablado contacto con la administración. Eso fue lo primero, entrevistarnos con el entonces Director General de Agricultura y ganadería de la Junta, Jesús Barrios. Y la verdad es que vio con buenos ojos que se potenciaran este tipo de cultivos en Extremadura. También mandamos un documento al anterior consejero de Agricultura para que se modificase la orden por la que se fijan los módulos objetivos y criterios para la calificación de las explotaciones agrarias, porque esta orden no fija criterios reales en lo referente a este tipo de cultivos para que los jóvenes agricultores puedan incorporarse a la empresa agraria. Es decir, que según esta orden un joven precisa tener al menos tres hectáreas de estos cultivos para optar a su incorporación y así tener opción a las ayudas del programa Leader 2014-2020.

¿Y con el nuevo Gobierno regional?

Pues ahora estamos a la espera de que el nuevo gobierno acabe de formarse para pedirle que abra una mesa de negociación con cooperativas, asociaciones agrarias, etcétera, para potenciar unos cultivos de los que fuimos pioneros en Extremadura, puesto que las primeras explotaciones se hicieron en el año 1978. Fueron de frambuesa, en Guijo de Santa Bárbara, traídas por uno de los hombres que más hizo por este cultivo en España, Paco Silva, funcionario del Ministerio de Agricultura.

Al margen de relacionarse con administraciones, ¿hay algo más?

Claro que sí. Ahora, por ejemplo, desde la asociación estamos intentando que en Extremadura se produzcan kiwis en colaboración con una cooperativa francesa. También se está trabajando para que los regadíos se lleven a cabo a través de energías renovables.