Hoy

3.000 olivareros cacereños paran la recogida de aceituna verde

3.000 olivareros cacereños paran la recogida de aceituna verde

  • Los productores inician una serie de medidas para frenar la bajada de precios que vienen soportando en los últimos años

Alrededor de 3.000 socios productores de las cooperativas de aceituna del norte de Cáceres han decidido iniciar una serie de medidas con el fin de revertir la evolución de los precios a la baja que vienen soportando en los últimos años, y que pasan, entre otras, por dejar de recoger la manzanilla cacereña y por la creación de una mesa que represente al colectivo de un cultivo "que tiene mercado y que tiene demanda".

Los representantes de las cooperativas de Ahigal, Mohedas, Cerezo, Palomero, Casar de Palomero, Pozuelo del Zarzón, Torrecilla de los Ángeles, Santibáñez el Alto, La Pesga, Cambroncino y Montehermoso han mantenido este sábado en Ahigal una reunión en la que han tomado estas y otras decisiones, como son la implicación del Gobierno extremeño y la convocatoria de una manifestación en los próximos días.

En primer lugar han tomado la decisión de paralizar la recogida de las aceitunas verdes "por parte de todos los agricultores del norte de la provincia". Para ello, deben lograr el acuerdo en las cooperativas base "y participar en la movilización para conseguir que se pare totalmente la recogida de aceitunas mientras dure el paro".

En cuanto a la mesa del sector del olivar del norte de la provincia, su cometido será "el análisis, la fijación, la coordinación y contención de los precios de la aceituna con el fin de fortalecer la posición de los productores en la negociación con los compradores, para dotar de estabilidad y contribuir a la viabilidad de la producción, así como el planteamiento y búsqueda de solución de los problemas generales del sector, y la lucha contra la competencia desleal y contra los puestos ilegales".

Esta mesa sería la competente para proponer el cese de las medidas o en su caso su prórroga, así como otras medidas, y además sería la interlocutora en la defensa de los intereses generales de los productores.

En tercer lugar reclaman "una implicación directa" y un "apoyo decidido" en la solución de los "problemas" del sector por parte del Gobierno de Extremadura, y como medida concreta reclaman al presidente del Ejecutivo regional, José Antonio Monago, que se desplace hasta la zona "para que conozca in situ" la situación.

En cuarto lugar convocarán una manifestación en los próximos días de apoyo al sector olivarero extremeño y en reivindicación de una mejora en los precios de salida de la aceituna.

Estas medidas surgen del "descontento" de los productores de aceituna que ven como "año a año los precios que vienen recibiendo por el producto no cubre ni siquiera los gastos de recogida", y cuentan con el apoyo de los propios agricultores, cooperativas e industriales de la zona.

De esta forma, "cabe el peligro cierto de que el sector se venga abajo porque a nadie le sea rentable seguir trabajando los olivos, y lo que es más grave la pérdida de valor de las explotaciones que tanto trabajo han costado mantener a los agricultores de la zona, explotaciones que en muchos casos han sido dejadas en herencia a sus hijos".

Especulación y fraude

En este sentido, ponen de relieve la "posición dominante de unos cuantos mayoristas que, aprovechando la desunión de los agricultores, imponen precios o se reparten el mercado en algunos casos, y en otros juegan con la manipulación que supone pagar el producto en dinero negro, sin facturar, sin establecer un precio cierto por el producto y sin fecha para cobrar la producción".

En otros casos, añaden, se "establecen puestos que sin contar con los debidos permisos, adquieren el producto en condiciones de ilegalidad, incumpliendo las normas de regulación de la actividad".

"La desunión y la fragmentación supone claramente una situación de debilidad frente a los intermediarios que son finalmente quienes se llevan la plusvalía del producto, ya que sin apenas oposición imponen los precios o simplemente liquidan cantidades por kilogramo de aceitunas sin presentar ninguna justificación, con lo que el agricultor está a su merced y es el que paga siempre el pato, pues es quien tiene los costes fijos del mantenimiento de las explotaciones, y el variable de los precios del personal para la recogida, con independencia de la mayor o menor cosecha", señala el colectivo en una nota de prensa.

Mal año para la producción

A esta situación, se suma que las condiciones meteorológicas de este año han sido desfavorables, por lo que se espera un descenso en la producción, lo que "incrementa el coste del producto para los agricultores que si no obtienen un mayor precio van a tener mayores pérdidas".

Asimismo, las distintas reformas de la PAC "han venido significando una continua reducción de las ayudas al sector, lo que viene a empeorar la situación".

Finalmente, y como medidas que va "en beneficio de todos", los convocantes del paro hacen un llamamiento a la implicación de "la gran mayoría de agricultores y olivareros de la zona", ya que "está en juego el valor" sus explotaciones.