hoy.es
Sábado, 26 julio 2014

1.609.691 lectores. Datos marzo 2014 comScore

sol
Hoy 17 / 33 || Mañana 16 / 35 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Una emeritense crea una aplicación para niños con autismo

innovación

Una emeritense crea una aplicación para niños con autismo

Fátima Mulero ha inventado una mascota virtual que favorece el desarrollo de personas con necesidades educativas especiales

31.07.13 - 11:25 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Una emeritense crea una aplicación para niños con autismo

Nació a mediados de la década de los 90 y revolucionó los hogares de medio mundo. Un nuevo inquilino al que dar de comer, dormir e incluso mimar se instaló en las casas. Llegó en blanco y negro, con una pantalla pixelada, en forma de huevo, y con sólo tres o cuatro botones. Con esas características logró que muchos estuvieran constantemente pendientes de sus bolsillos para cuidar a un demandante animal y evitar que se muriera. Tanto es así que el ‘tamagotchi’, la mascota virtual por excelencia creada por la japonesa Aki Maita y comercializada por Bandai, vendió 80 millones de unidades.

Éste llegó en una época donde los móviles pesaban casi tanto como las tabletas. Sin embargo, por primera vez muchos niños tuvieron en sus manos un dispositivo portátil que contenía vida. De hecho, pudieron manipular incluso el destino de su ‘amigo’ con un aparato que generó consecuencias positivas (los niños empezaban a tener una responsabilidad) y negativas (la depresión por no cumplir las necesidades del ‘muñeco’).

Hoy, 17 años después, ya puede decirse que el ‘tamagotchi’ forma parte de la historia de las mascotas virtuales y que ha servido de inspiración para crear aplicaciones, ahora mucho más avanzadas, y con un fin social y educativo. Es el caso de Tinepet, una aplicación para IOS (el sistema operativo de Apple con el que funcionan los iPhone y los iPad) que pretende convertirse en un tratamiento innovador para usuarios que padecen autismo, que sufren déficit de atención con hiperactividad (TDAH), o que tienen un trastorno generalizado del desarrollo.

En este invento, una mascota virtual trata de captar y mantener la atención de sus ‘dueños’ proporcionando órdenes sencillas. El principal objetivo de esta aplicación, diseñada para móviles y tabletas, es que se adquieran patrones de conducta. Además, permite trabajar la secuenciación de tareas sencillas, la focalización de la atención y el entrenamiento de la memoria a corto plazo para mejorar la calidad de vida, el aprendizaje y el desarrollo evolutivo de los niños.

«Las personas autistas tienen dificultad para comprender y asimilar las emociones y los sentimientos. Con esto, hay numerosos estudios e investigaciones que demuestran que el empleo de mascotas y de robots fomenta que los pequeños se expresen. El problema es que ese tipo de autómatas valen 2.000 euros. Por eso, yo he intentado hacer algo similar pero de bajo coste. Lo primero que pensé fue en el mítico ‘tamagotchi’ y eso me llevo a mi idea final, una mascota en una tableta o un móvil», explica Fátima Mulero Álvarez, una joven de 20 años nacida en Mérida y alumna de 4º del Grado de Maestro en Educación Primaria con mención en Necesidades Educativas Específicas de la Universidad Pontificia de Salamanca (Upsa). Ella es la creadora de este proyecto que ha estado guiado por Francisco José Álvarez García, profesor de la Facultad de Educación de la Upsa.

La aplicación cuenta con varias categorías y diferentes contenidos. Por un lado, dispone de una agenda personal, que se denomina ‘El día de hoy’. Ésta permite al niño secuenciar, mediante originales y atractivos pictogramas, las diferentes actividades que va a realizar a lo largo del día.

Otra de las partes principales de la aplicación es ‘Mi mascota’. En ella, a través de un botón, los padres o profesionales que estén trabajando con el niño podrán editar la orden que la mascota debe dar al usuario, de manera que éste la recibirá posteriormente a través de la imagen virtual.

Una de las opciones más importantes es la que hace referencia a la discriminación visual y la asociación de objetos a diferentes ámbitos de la vida cotidiana. Entre ellos, aspectos tan sencillos como una casa, un colegio, el aseo y el deporte. Son los denominados pictogramas.

En el desarrollo de esta aplicación también han tenido en cuenta una terapia que suele ser beneficiosa en niños con necesidades educativas específicas. Se trata de la musicoterapia, una técnica basada en una experiencia de música controlada que se utiliza para facilitar el cambio positivo en el comportamiento humano. Con ella, se mejora la comprensión del lenguaje, se fomenta el deseo de comunicar, se desarrolla la coordinación motriz y se mejora la atención, entre otros aspectos. Por ese motivo, Tinepet cuenta con una pantalla dedicada exclusivamente a los sonidos de seis animales diferentes. Estos se emiten en secuencias que el niño debe imitar. Todo con el fin de entrenar su memoria a corto plazo.

En cuanto al diseño, Fátima ha apostado por uno donde prima la sencillez. De este modo capta más fácilmente la atención de los pequeños. «En la pantalla de la mascota he dibujado un campo liso y un perro que resalta sobre todo lo demás. Precisamente es en el animal donde quiero que se centre el niño», asevera Mulero.

Fátima ha participado con este proyecto en el Club Universitario de Innovación de la Universidad Pontificia de Salamanca del curso 2012-2013, una iniciativa en la que se presentan cada año numerosos proyectos relacionados con el mundo de las nuevas tecnologías.

El suyo fue elegido entre más de medio de centenar de propuestas y ya está sonando en diferentes puntos de la geografía española. «Me han escrito familias que tienen hijos con autismo, otras con familiares que padecen TDAH. También se han puesto en contacto conmigo psicólogas de varias asociaciones. He recibido muchos correos electrónicos de gente del País Vasco y de Castilla y León. En total, 64. En la mayoría me preguntaban dudas y sobre todo querían saber cuándo va a estar disponible la aplicación o incluso si va a presentarse con algún manual de instrucciones», cuenta Fátima.

Seis meses de trabajo

La Universidad Pontificia de Salamanca y la Junta de Castilla y León publicó en 2012 la convocatoria de proyectos de base tecnológica y de orientación social, una iniciativa a la que se presentó Fátima. Una vez que le concedieron la ayuda de 600 euros para hacer realidad su idea, se puso manos a la obra. Durante seis meses ha trabajado en una aplicación que en agosto estará disponible en IOS. «Primero la ofreceré de manera gratuita y luego introduciré mejoras a partir de las críticas y consejos que reciba por parte de los usuarios. Además, también pretendo que esté disponible en el sistema operativo Android», detalla la joven, que asegura que para alcanzar estos resultados se ha documentado y ha realizado estudios de mercado. «He hablado con nueve asociaciones y más de 30 familias con hijos que padecen este tipo de enfermedades», afirma.

Precisamente, de esa investigación obtuvo cuáles eran las principales demandas y necesidades. «Me asesoré con Limbk, una empresa de San Sebastián de tecnologías de apoyo con la que colaboro habitualmente. Ellos se han encargado de hacer los pictogramas de la aplicación», confiesa Mulero, quien también ha contado con la ayuda de dos licenciados en Comunicación Audiovisual (Constantino Navarro y Alejandro Marhuenda) para hacer el diseño de las pantallas de la aplicación; y un informático de Zafra, Alejandro Ramírez, que se ha encargado de desarrollarla.

En Tuenti
Una emeritense crea una aplicación para niños con autismo
Fátima Mulero, creadora de Tinepet | J. M. ROMERO
Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Hoy.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.