Las ratas se comen la fibra óptica entre las capitales extremeñas

También hay deficiencias, puestas de manifiesto por Teniente, en la ejecución del plan de extensión de la banda ancha de telecomunicaciones a núcleos rurales que carece de otra oferta,

J.L. AROCA

El tendido de fibra óptica entre Badajoz, Cáceres y Mérida que instaló la Junta de Extremadura tiene una envoltura deficiente, de tal manera que las ratas se están comiendo el material en algunos tramos, según ha desvelado esta mañana la vicepresidenta de la Junta y consejera de Empleo, Empresa e Innovación, Cristina Teniente, durante el desarrollo de una comisión en la Asamblea de Extremadura. La inversión oficial en esta infraestructura de telecomunicaciones ha sido de dos millones de euros.

La Junta ha echado la culpa a la empresa instaladora, por no haber colocado tubos con una cobertura de suficiente calidad y a prueba de roedores. Al parecer, las canalizaciones hechas tampoco son satisfactorias por lo que el Gobierno regional le ha exigido que repare el trabajo mal hecho.

También hay deficiencias, puestas de manifiesto por Teniente, en la ejecución del plan de extensión de la banda ancha de telecomunicaciones a núcleos rurales que carece de otra oferta, por el que la Junta pagó a una empresa dos millones de euros hace dos años. Pese a eso los equipos técnicos están embalados en sus cajas.

El Gobierno regional negocia también con la contratista, que es distinta a la de la fibra óptica, para que cumpla sus compromisos y dé el servicio que ofrecía, y cuya inexistencia está siendo la causa de que haya muy pocas contrataciones por parte de los ciudadanos. Traba para que el servicio se extienda y se cumpla el plan del gobierno autonómico, según indica la Junta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos