Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
HOYes.tvHOYes.tv | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Más Actualidad

06.02.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El lunes escuché la noticia del suicidio de una persona millonaria a la que, hacía unos 5 o 6 años, le habían tocado unos cuantos millones de euros en la lotería; relataban que se había hecho una nueva casa, se había comprado varios coches, etc. Lo que ocurrió para que ese hombre llegara a suicidarse después de poseer tanta riqueza y de tener tantos bienes materiales (que muy pocas personas tienen), solo lo pudo saber realmente él. En la tarde del domingo 1, cuando finalizaba el curso que organizaba el Teléfono de la Esperanza denominado 'Conocimiento de sí mismo', mi sentimiento fue -y así, lo expresé-, que me consideraba una persona rica. En el curso tuvimos ocasión de indagar en nuestro interior, aflorando multitud de sentimientos, que creo a todos nos enriquecieron; hubo momentos de reflexión, de paz, de alegría y también de tristeza; hubo intercambios de pequeños regalos no materiales entre los participantes que llegaron hasta el corazón; hubo escuchas, entrega y disposición hacia el otro, comprensión y ayuda mutua, en fin una serie de valores que hicieron trabajar nuestro interior, como paso previo para buscar el equilibrio personal. Invito a todo el mundo a dedicar un minuto por la mañana y otro por la tarde, a cerrar los ojos y a respirar conscientemente; y a asistir a los cursos que organiza el Teléfono de la Esperanza.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS