Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
HOYes.tvHOYes.tv | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Cáceres

CACERES

Crearon el 'rincón de la reconciliación' en el foro de los Balbos, junto a la diosa Ceres. La alcaldesa recalca que a través de la educación se puede tener un mundo mejor, más justo

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Los niños soltaron dos palomas después de leer un manifiesto. / L.C.
Entre el jolgorio de cientos de niños moviéndose de un lado para otro de la Plaza Mayor de Cáceres, dos pequeños de unos seis años sonreían al lado de una paloma gigante recubierta de recortes de periódicos con crónicas de alguna guerra.

Uno de los dos niños tenía un globo blanco en la boca, el otro un palo pequeño. Se le ocurrió y lo hizo: pinchó el globo y al estallar un trozo de goma golpeó la boca a su amigo que comenzó a llorar sin gritar. El lastimado se enfadó y se fue gimoteando. Volvió al minuto; el amigo le preguntó «¿me perdonas?», pero él le dio la espalda sin hablarle, haciendo su boca apretada una U invertida.

«Doña Guerra»

Por la megafonía se oía a una niña llamada Paloma leer un texto: «Personas grandes y pequeñas cuidan de la Paz, pero a veces la echamos de nuestro lado, y no es que ella quiera irse, pero hacemos que se vaya. Es entonces, cuando se esconde o se marcha, cuando Doña Guerra ocupa su sitio y empezamos a tener problemas, problemas que, al igual que una bola de nieve, se hacen cada vez más grandes y más importantes hasta llegar a enfrentar a naciones enteras. Aunque parezca mentira, es así como comienza la guerra, por nuestras pequeñas rencillas, que aunque parezcan no tener importancia se van sucediendo unas a otras creando una gran madeja que hace que olvidemos lo importante que es para todos la paz».

Olivo entre pensamientos

Según los organizadores del Día Escolar de la No Violencia y la Paz, alrededor de mil escolares participaron ayer en el intento de transformar la ciudad de Cáceres en la ciudad de la paz.

Durante toda la mañana se sucedieron los actos organizados por el Instituto Municipal de Asuntos Sociales, en colaboración con José María Corrales, profesor de la UEX.

La alcaldesa y varios concejales estuvieron presentes en los actos, entre los que destacó la creación del 'Rincón de la reconciliación'.

En el Foro de los Balbos, detrás de la estatua de la Diosa Ceres, entre pensamientos amarillos los niños ayudaron a plantar un olivo. En la verja que rodea el pequeño jardín se colocó un cartel con el siguiente texto: «Este árbol ha sido plantado para celebrar el Día Escolar de la No Violencia y de la Paz en la ciudad de Cáceres, que desea ser Capital Europea de la Cultura en 2016, y que cada día también aspira a ser la Ciudad de la Paz y la Palabra. Ojala que crezca fuerte y vigoroso y se convierta en árbol de la reconciliación y de la vida».

La educación

Alumnos del colegio Delicias, del Francisco de Aldana, del colegio Gabriel y Galán, del Extremadura, de Valdesalor, del colegio Giner de los Ríos... se sentaron en las escaleras que conducen al Arco de la Estrella, en la que estaba una gran paloma recubierta de 'noticias malas'. Unos niños portaban una pancarta en la que se leía: 'Para la Paz sólo hacen falta dos corazones'. A su alrededor, compañeros llevando cada uno la silueta de un corazón grande, unos ponían dentro: 'El tuyo', otros 'El mío'.

Con los niños sentados, la alcaldesa leyó un comunicado en el que agradeció a los escolares y a sus profesores que salieran a la calle, en un día tan importante como el de ayer para luchar por la paz. «Esta celebración -dijo-, es una oportunidad más de contribuir a que los centros se conviertan en instrumentos de paz y entendimiento entre personas de distinta formación, raza, cultura y religión. Queremos contribuir, a través de la educación, a la concienciación de todos, para lograr un mundo mejor, más justo y más humano».

Después de la intervención de Carmen Heras, dos niñas que se llaman Paloma, leyeron un comunicado en el que explicaban que era el día de la No Violencia, porque se recordaba el aniversario de la muerte de Mahatma Gandhi, el que dijo «No hay un camino para llegar a la Paz, la Paz es el camino».

Luego cada una de las niñas soltó una paloma. Una de las cuales no pudo volar al tener un ala dañada.

Alumnos de los distintos colegios participaron después en realizar puzzles gigantes con alegorías de la paz.

Durante el día de ayer, algunos de los nombres de las calles y plazas de la Ciudad Monumental cambiaron de nombre: La Plaza de Santa María pasó a llamarse De los Derechos Humanos; la calle Ancha, se llamó Del Amor; la Puerta de Mérida, la Puerta de la Amistad; la cuesta de la Compañía, la cuesta de la Libertad; la Plaza de San Jorge, la Plaza de la Paz; el Arco de la Estrella, el Arco del Respeto; el callejón de Don Álvaro pasó a ser el callejón del Amor, o la calle Orellana, la de la Cultura. Así, 34 calles, plazas y adarves cambiaron de nombre.

Hay que señalar que la ciudad de Cáceres ya tiene, de manera permanente, una plaza del Amor, en la barriada de las 300; una calle de la Amistad, otra de la Concordia, de la Generosidad, y otra de los Derechos Humanos todas ellas en el barrio de San Marquino. No hay ninguna con el nombre de guerra, pero si una, la de la Amargura que está en la parte vieja, entre la Concatedral de Santa María y el Palacio de Carvajal.

El poso que queda

El Ayuntamiento de Cáceres señala que desde el año pasado, ha apostado por celebrar de una manera especial este día con los colegios, con sus alumnos, poniendo el acento en la escuela, «ya que en ella se educa para la vida».

Los organizadores tienen la esperanza de que a la mayoría de los niños que ayer pronunciaron tantas veces la palabra paz, les quede de mayores el poso de la no violencia; ...también al niño del globo que a los pocos minutos ya corría con su amigo. Es lo bueno que tienen los niños, no son tan rencorosos como los adultos y al final saben perdonar.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Galerías de Fotos
Videos de Cáceres
más videos [+]
Cáceres
Vocento
SarenetRSS