Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
HOYes.tvHOYes.tv | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Sociedad

SOCIEDAD

Pese a sus severas limitaciones físicas sufridas desde joven, su trayectoria es un ejemplo de superación, y sus 40.000 negativos, un auténtico tesoro
18.01.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Sánchez Cordero, el notario fotográfico de Don Benito
Diego Sánchez Cordero, con su cámara de fotos. / R. HABA
Su mirada bonachona, su persistente sonrisa y sus manos. Sus manos ahora encallecidas de mover su silla de ruedas sin motor, incansablemente por las calles de Don Benito. Son las manos de un fotógrafo testigo de excepción de la Historia de Don Benito. Así es Diego Sánchez Cordero, poseedor de un extraordinario tesoro: Cuarenta mil negativos del acontecer diario de esta ciudad.

Una pequeña, pero importante muestra de su trabajo se puede ver hasta el 16 de febrero en el Museo Etnográfico de Don Benito y en la Casa de Cultura de esta ciudad. Se trata de dos exposiciones simultáneas que muestran los cambios experimentados por Don Benito en los últimos 40 años.

La primera de las exposiciones lleva por título 'La Mirada del Tiempo' y puede verse en el Museo Etnográfico mostrando una comparativa de instantáneas hechas a la ciudad de Don Benito en los años 70 y en 2008.

La segunda de las colecciones se denomina 'Testigo de Excepción' y exhibe en la Casa de Cultura una serie de imágenes sobre acontecimientos ocurridos en Don Benito y que fueron inmortalizados por Sánchez Cordero.

Natural de Fuente de Cantos, le tocó sufrir una infancia difícil, como a muchos de su edad. Trabajó en el campo en Llerena, Azuaga y Ahillones. A los 16 años se fue como voluntario al Ejército, donde el destino le jugó una mala pasada. Primero fue destinado a Sevilla y posteriormente a África, combatiendo en Sidi Ifni. Allí hubo algunas bajas de militares españoles. Corrían los años 50. Diego no perdió la vida, pero sufrió graves lesiones al alcanzarle una granada de mortero. Los sacos de la trinchera le salvaron la vida, pero le causaron severas secuelas en su sistema nervioso. Después de dos años de hospital en hospital, le licenciaron del Ejército, pero para entonces ya contrajo una especie de temblor incontrolado en su cuerpo que no le abandonaría de por vida y que incluso se acentuaría con el paso de los años.

Dado que no logró ni indemnizaciones, ni medallas, lo único positivo que obtuvo del Ejército fue el aprender a leer y escribir, de manera que durante años se ganó la vida enseñando alfabetización a las mujeres de los emigrantes para que leyeran las cartas de sus esposos ausentes en Alemania, Suiza o Francia.

En la ONCE

En 1962 recaló en Don Benito, entrando a trabajar en la Organización Nacional de Ciegos (ONCE) y jubilándose hace pocos años de vendedor de cupones. Compartió su trabajo con su gran vocación, la de ser fotógrafo. Sus instantáneas han ilustrado cientos y cientos de noticias del diario HOY de Don Benito, Villanueva y comarca en buena parte de los años 60, 70 y 80 del siglo pasado. Ha puesto caras e imágenes a tantos y tantos reportajes de Ángel Valadés, Enrique García Calderón, Antonio Barquilla o Pablo Sánchez, entre otros.

Sin restar importancia al resto, son de extraordinario valor periodístico sus fotografías sobre acontecimientos históricos como la visita de los Reyes a Don Benito, la Transición democrática, la primera huelga o la primera mujer que ejerció su derecho al voto en Don Benito. No se quedan atrás sus imágenes de alto valor social, como sus instantáneas sobre calles y plazas todavía sin urbanizar en los años 70 y con las aguas sucias corriendo por el medio.

Su objetivo ha captado como nadie el cambio experimentado por la gente, porque se sentía «un fotógrafo callejero».

Diego Sánchez Cordero ha visto crecer a Don Benito. «Don Benito es como si fuera una casa mía que he visto construir, desde el solar, hasta los tabiques y el tejado. En estos años he visto cómo ha ido creciendo Don Benito, como si fuera mi hijo», afirma.

Una de sus méritos es haber sido un fotógrafo de la calle, no solamente de celebraciones como bodas, bautizos y comuniones. «Además de hacer celebraciones familiares, como otros fotógrafos, yo salía con mi máquina a la calle y fotografiaba todo lo que veía, desde unos niños jugando hasta unos obreros trabajando, al policía municipal dirigiendo el tráfico o a los viajeros esperando en la parada de autobús», señala.

Durante años, Don Benito no ha tenido secretos con Sánchez Cordero. «Conozco todas las calles y entraba en casi todas las casas. Cantaba con la gente, si la gente cantaba, y me emborrachaba con ellos, si ellos se emborrachaban».

Una calle y un libro

El pasado viernes, coincidiendo con la inauguración de sus dos exposiciones, Diego Sánchez Cordero recibió un emotivo homenaje de los dombenitenses. Su compañero en tantos reportajes, el veterano informador Ángel Valadés, reclamó como acto de justicia preservar la gran obra fotográfica de Sánchez Cordero e incluso dedicarle una calle. El Ayuntamiento de Don Benito se ha comprometido a editar un libro con sus fotos y que contaría con textos del propio Valadés.

Ahora, cuando disfruta de una merecida jubilación, a sus casi 69 años, se le puede ver calle arriba y calle abajo, haga frío o calor y acompañado de Antonio, que es invidente y que en ocasiones le conduce la silla de ruedas. ¿Curiosidades que ofrece la vida! porque uno guía al otro en su caminar por Don Benito.

Provisto de una cámara mucho más moderna y pequeña que las que usaba en sus inicios, este fotógrafo no pierde detalle. Supera cada día sus tremendas dificultades al salir y al entrar en el portal de su vivienda. Don Benito se ha hecho mayor, como él, pero Diego Sánchez Cordero quiere seguir viéndolo crecer, como a un hijo.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Vocento
SarenetRSS