Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
HOYes.tvHOYes.tv | RSS | ed. impresa | Regístrate | Jueves, 24 abril 2014

Sociedad

EN VIVO

Entre los actos destaca la representación de un auto navideño distinto cada año

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
La Cofradía del Niño Dios revive el nacimiento del Mesías en Galisteo
Una escena de uno de los autos que se representan cada año por Navidad en el pueblo de Galisteo. / JULIÁN DOMÍNGUEZ
Cada año por estas fechas, Galisteo recuerda, de forma viva y escenificada, el nacimiento del Mesías. Se encarga de ello una centenaria cofradía que hay en la villa y que integran 33 cofrades en recuerdo de la edad de Cristo.

Según refiere el secretario y regla de la cofradía, Serafín Portillo, las primeras noticias que tenemos de dicha hermandad se remontan al año 1662, siendo probablemente su fundación anterior a esta fecha. Ya desde entonces, según la cofradía, ser representa un Auto Navideño, al aire libre, para «hacer viva representación del Nacimiento del Niño Dios».

La cofradía tiene veintitantos autos anónimos manuscritos, que guarda como un tesoro. Parece ser, según manifiesta Portillo, que dichas obras eran compradas en Plasencia, ( procedentes de editoriales de Salamanca), por los mayordomos y las mandaban manuscribir para regalarle una copia a la cofradía. No se solía poner el autor ni la editorial, de ahí que no sepamos su procedencia. También hacían estas donaciones personas devotas, no sólo los mayordomos.

Serafín Portillo explica que hay dos clases de autos: unos se refieren solamente al misterio de la encarnación y nacimiento del Mesías; los otros, además, introducen en sus argumentos un melodrama pastoril. También intervienen personajes religiosos en estos últimos -la Virgen, San José, el Niño, el ángel-, que aportan el aspecto cristiano en la obra, por lo que, al final, la trama termina felizmente y todos adoran al naciente Niño en escena.

'La serrana bandolera'

El auto que se representa es elegido por el mayordomo cada año. Para esta ocasión, Juan Carlos Roncero García escogió el popularmente conocido como 'La serrana bandolera', historia de una bella pastora que, burlada y engañada por su amante, se echa al monte con una cuadrilla de bandoleros para vengar su afrenta. El Niño Dios bendito interviene al final de la obra y todos se perdonan y reconcilian.

Los actores son los mismos cofrades o sus familiares. El artículo 11 de los Estatutos de la cofradía, recuerda el director de escena del auto, Serafín Portillo, dice: «Encargamos a los que lo ejecuten procuren de su parte la mayor modestia y compostura, no usando de cosas profanas ni deshonestas, así en los vestidos como en las palabras, poniendo todo cuidado y desvelo en traer a la memoria de los oyentes viva representación del nacimiento del nuestro Dios y Señor ».

Entre todos los autos destacan dos: uno de Calderón de la Barca que está incompleto, 'Sueños hay que verdades son', y otro de Enrique Zumer, 'El nacimiento del Mesías', que se estrenó en Madrid a finales del siglo pasado.

El auto se pone en escena el día 25 de diciembre, a las tres en punto de la tarde, en la plaza mayor galisteña.

Otros actos navideños

Asimismo, tienen lugar en la localidad cacereña, otros actos con motivos de las celebraciones navideñas. Así, el día de Nochebuena, a las diez de la noche, después de haber celebrado el cabildo, salen los hermanos cofrades por las calles a cantar y bailar 'Las Rajas'. Van vestidos con su tradicional capa española y se acompañan de grandes castañuelas así como de 'su caja' o gran tambora. A son de las mismas, cantan y bailan en la puerta de cada cofrade unos originales villancicos.

El baile pretende simbolizar la alegría de los pastores ante la noticia del nacimiento del Niño Dios. El hermano decano -cofrade que más tiempo lleva en la hermandad- preside al acto llevando un farol de aceite en la mano, que le debe proporcionar el mayordomo en señal de luz a los difuntos y guía de la Santa Cofradía.

El día de Navidad, tras acudir a misa toda la cofradía y llevar en procesión, a son de caja, la cuna del Niño Dios, a la cabeza la mayordoma, uno de los cofrades se viste con un traje blanco lleno de colorines rematado con un gran gorro. Se pone una horrorosa careta y, con la caja, sale por las calles para asustar a los más pequeños. Es el coco. (Las madres galisteñas lo utilizan para amedrentar a sus hijos cuando quieren conseguir algo de ellos). Representa a Herodes en su persecución de los Inocentes buscando eliminar al Dios recién nacido.

Garbanzos y altramuces

Es asimismo curiosa la costumbre de las votaciones que efectúan estos cofrades si hubiera vacantes en la cofradía y algún galisteño -sólo hombres según los estatutos- echase el 'memorial' o solicitud de entrada. Los votos afirmativos han de ser garbanzos y los negativos altramuces o 'chochos', como se dice en Galisteo. La urna son dos sombreros de paño, puestos el uno sobre el otro.

Los actos acaban el día de Reyes en que termina la novena que se le dice al Niño. La cuna, a la cabeza de la mayordoma, vuelve desde la iglesia a su casa, en nueva procesión, con todo un pueblo tras ella cantando enfervorecido: «Adiós dulce Niño, adiós tierno infante, adiós dulce amante, adiós, adiós, adiós ».
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Vocento
SarenetRSS