Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
HOYes.tvHOYes.tv | RSS | ed. impresa | Regístrate | Domingo, 20 abril 2014

Plasencia

PLASENCIA

Una comisión valorará la situación de los usuarios y determinará si deben ser o no beneficiarios del servicio y durante cuanto tiempo. La colaboración con 'Casa Betania' es posible a través de tres cajas

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Jesús de Nazaret acudía cuando podía a descansar a un pueblecito a tres kilómetros de Jerusalén, llamado Betania. Junto con sus apóstoles. Para comer con Lázaro, a quien resucitó, y sus hermanas Marta y María. Para descansar y ser escuchados.

La hermana de la caridad, Julia Figueredo, rememoró ayer lo que fue Betania para explicar la elección del nombre del comedor benéfico que Cáritas abre en la ciudad. 'Casa Betania' es la respuesta de la Iglesia a los nuevos rostros de la pobreza. Un comedor que entrará en servicio el próximo día 18. En el número 6 de la calle Sancho Polo, junto al convento de las Ildefonsas.

Es una casa restaurada con capacidad para cerca de 40 personas. Abrirá cada día de lunes a viernes, de 13 a 14.30 horas. Los fines de semana y festivos, de 13 a 14 horas y se darán sólo bocadillos. «Por el momento hemos pensado preparar, para el primer día, alrededor de 25 comidas, pero el número se irá ajustando a las necesidades», aclaró ayer Félix Macías, director de Cáritas Diocesana.

Lo hizo en la presentación pública de 'Casa Betania', acompañado por el resto de personas que forman la comisión encargada de la puesta en marcha del servicio y su seguimiento: Sor Julia, coordinadora del comedor; Iván Torres, coordinador del Centro de Acogida Temporal; José Luis Espinosa, secretario general de Cáritas Diocesana; el voluntario Román Mateos y las trabajadoras sociales, Julia Martín y Pilar Rama.

El comedor contará con la colaboración de las Hermanas de la Caridad, trabajadores de Cáritas y voluntarios, que harán posibles las comidas diarias, las que se elaborarán en el servicio de catering que la organización tiene en sus instalaciones de Santa Bárbara.

Los requisitos

Para ser beneficiarios del comedor, los usuarios deberán pasar antes por un servicio de acogida. Funcionará desde el día 15, de 10 a 12 horas, en la calle Fernán Pérez del Bote, número 1, junto a Correos. Los responsables del comedor evaluarán a los usuarios para determinar sus necesidades, para entregarles el bono que después deberán presentar, junto con el DNI, en el comedor para ser usuario del mismo. Deberán aceptar las normas del comedor y a las tres faltas sin justificar, no se les dispensarán más comidas. Deberán reiniciar el procedimiento en el servicio de acogida.

«Queremos integrar este comedor en el proyecto de Cáritas», destacó ayer Iván Torres. Como una herramientas más a través de las que lograr que más personas, «personas que no acuden al CAT, puedan reiniciar un proyecto de vida».

Los nuevos rostros

Es un nuevo servicio para los excluidos sociales. También para las personas y familias que hasta ahora llevaban una vida normal. «Ciudadanos que hasta ahora han vivido bien, pero cuya situación ha cambiado por el paro, enfermedades o hipotecas; ciudadanos que no saben pedir», detalló sor Julia.

Para todos ellos Cáritas abre su comedor benéfico. Para dar de comer al que lo necesite. Para conseguir que al menos esta necesidad básica esté cubierta mientras dure la crisis económica. «Por eso no sabemos cuánto tiempo estará en servicio el comedor, el día a día nos lo dirá, lo mismo que nos permitirá conocer más a los nuevos rostros de la pobreza que ya empezamos a ver», agregó Macías.

Por ejemplo las madres con niños pequeños que ya están acudiendo al CAT en busca de comida para llevarse a casa. «En 13 años de servicio, nunca hasta ahora he visto a madres con niños requerir ayuda como en estos momentos», desveló Iván Torres. Nuevos rostros de la pobreza que Cáritas prevé que irán en aumento y para cuya atención ha optado, a iniciativa del obispo, por abrir el comedor benéfico.

Los ciudadanos que quieran colaborar con la iniciativa pueden hacerlo en las cuentas abiertas por Cáritas a nombre del comedor social en Caja Madrid ( 2038-4601-06-3000751362); La Caixa (2100-5093-410200029852); y en Caja Extremadura (2099-0176-210070004211). «El 100% de los donativos se destinará a la compra de alimentos», promete Macías. Para mantener 'Casa Betania'. «Un lugar para comer pero también para ser escuchado, como Jesús lo fue, porque igual de importante que comer es saber lo que sienten y piensan los que acudan», concluye sor Julia.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Galerías de Fotos
pliega/despliegaLo más comentado
Videos de Plasencia
más videos [+]
Plasencia
Vocento
SarenetRSS