Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
HOYes.tvHOYes.tv | RSS | ed. impresa | Regístrate | Martes, 16 septiembre 2014

Más Actualidad

26.10.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Extremeños o no, colaborando de una forma u otra al desarrollo de esta región con la satisfacción de vivir y gozar de ella, tenemos la obligación y el deber de preocuparnos por su oscuro futuro, que será el ser o no ser de nuestros hijos y nietos. La preocupación viene definida por la absurda mentalidad de los encargados de planificar las finanzas de la Junta, que pregonan grandes inversiones, aeropuerto, parador, miles de ordenadores etc., mientras se desayuna con la ingrata noticia de las muchas dificultades y carencias que padece esta autonomía en industria, sanidad, enseñanza, justicia, etc. La Junta lo atribuye a insuficiencia de recursos económicos. Ahí está la extravagancia de sus responsables y su desmedido afán de protagonismo, que anteponen un deslumbrante escaparate en claro perjuicio de las verdaderas necesidades. Encuentro chocante que personas que dificultan el desarrollo regional malgastando dinero en cosas que en la actualidad son innecesarias, sigan gozando de la confianza de la mayoría de extremeños. La Junta tiene la obligación de sincerarse con el sufrido pueblo extremeño, como piensa acelerar el desarrollo, si la juventud que es la esperanza y corazón de todo largo proyecto vuelan hacia tierras más prometedoras y, según los medios de comunicación, de cada cien extremeños ventiséis son funcionarios suyos.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS