Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
HOYes.tvHOYes.tv | RSS | ed. impresa | Regístrate | Domingo, 21 septiembre 2014

Mérida

MANUEL MERINO DIRECTOR DEL COLEGIO SUÁREZ SOMONTE
«En la escuela de antes había más esfuerzo y exigencia»
Este año se jubila después de 41 años de servicio en la educación pública, los últimos 16 como director del Suárez Somonte
29.06.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
La vida de Manuel Merino (Mérida, 1948) ha estado ligada a la calle Suárez Somonte. Su familia se trasladó a vivir a esta céntrica vía de Mérida cuando él tenía diez años, y los últimos 18 los ha vivido como director del colegio del mismo nombre. El próximo día 30 se jubilará, ya que cumple el requisito de cumplir 60 años y llevar más de tres décadas en la docencia.

-¿Dónde estudió Magisterio?

-Estudié en Badajoz, y el Bachiller en el instituto Santa Eulalia, cuando era el viejo caserón de la calle Moreno de Vargas, actual sede de la Uned. No llegué a conocer el nuevo edificio del Santa Eulalia, porque terminé 6º de Bachiller cuando al año siguiente ya se trasladaba.

-¿Con qué edad empezó a estudiar?

-Yo hice el Bachiller elemental y luego el superior. Hacíamos un ingreso con 9 años y pasábamos a 1º. Después pasé a superior, que era hasta 6º y Reválida. En un principio, no se me había pasado por la imaginación hacer Magisterio, pero mi padre, que era ferroviario, me animó, porque nosotros teníamos una facilidad grande para desplazarnos a Badajoz, ya que el tren era gratis al ser hijo de ferroviario. Había un tren que llegaba a Badajoz sobre las nueve menos cuarto de la mañana y luego había otros tres que volvían a mediodía o por la tarde-noche. Así me pasé los tres años de la carrera, yendo y viniendo.

-¿Con qué edad terminó Magisterio?

-Con 17 años. Empecé con 15. Como cumplo los años en agosto, en cuanto terminé cumplí los 18. Tuve la suerte de que todas las reválidas, tanto las de Bachiller como la de Magisterio y las oposiciones, las saqué a la primera.

-¿Cuál fue su primer destino?

-Durante un año estuve trabajando en un colegio concertado, el Santo Ángel, y mientras tanto estudié las oposiciones, que aprobé al año siguiente. En total, 41 años de servicio.

-Ya en la educación pública, ¿dónde empezó a trabajar?

-Mi primer destino fue el colegio patronato Covadonga (actual IES Emérita Augusta), un centro que había sido privado y que después hizo un concierto con el ministerio. En el segundo año hice la especialidad de pedagogía terapéutica en Cáceres, después me trasladaron a un centro especial Llerena, y también estuve en el Casa de la Madre de Mérida. Entonces, hice el servicio militar, y cuando terminé me dieron un destino definitivo en Trasierra, cerca de Llerena. Allí estuve poco tiempo, porque volví de forma provisional al Casa de la Madre. Ese mismo año concursé, y me dieron plaza definitiva en Arroyo de San Serván. Allí ya iba y venía todos los días desde Mérida. Estuve 17 años, desde 1973 a 1990, cuando llegué al colegio Suárez Somonte. En 1992 accedí a la dirección, y hasta ahora.

Nuevos tiempos

-¿Cómo ha cambiado la educación en todos estos años?

-La escuela ha cambiado, cómo no. En todos los sentidos. Cuando empecé en 1968 era una escuela mucho más rigurosa, más disciplinada... Cuando llegó la transición empezó a suavizarse el trabajo del maestro. Empezó a ser un modelo democrático, con las primeras reformas de las distintas leyes de educación. Poco a poco ha ido haciéndose una escuela mucho más flexible. Por otra parte, los maestros nos quejamos de que hoy los alumnos saben menos.

-¿Está de acuerdo?

-En la escuela de antes había más esfuerzo y mayores exigencias, no solamente por parte de los maestros, sino por parte de la sociedad. La escuela es un reflejo de la sociedad. Y la de los años 70 era distinta a la de hoy. Los padres eran muchísimo más exigentes, y lógicamente los resultados eran más positivos.

-¿Cómo ve la educación en Mérida hoy día?

-Más que de Mérida, puedo hablar del colegio que he dirigido durante tantos años. Pienso que la educación es distinta, porque no es lo mismo estar impartiendo enseñanzas en este centro, en uno concertado o en uno público de las barriadas. Encontramos distintos factores que hacen que el alumnado sea más o menos receptivo, las familias...

-¿Y el futuro de este colegio?

-He intentado que la calidad de la enseñanza mejorase, en el sentido de contar con una buena dotación de recursos humanos para que las cosas funcionasen. Ahora mismo tenemos una buena plantilla, y me voy con la satisfacción de tener un profesorado estable, con una profesora de música a tiempo completo, otra de pedagogía terapéutica... También tenemos alumnos que necesitan tratamiento logopédico, y desde hace años tenemos una especialista. En cuanto a los recursos materiales, todo el mundo ha podido observar que el aspecto del colegio ha variado. Sobre todo con la reforma del pasado verano, cuando se cambió la carpintería. También se han hecho nuevos despachos, el patio... El colegio, a pesar de ser pequeño, dispone de todo lo necesario.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Galerías de Fotos
Videos de Mérida
más videos [+]
Mérida
Vocento
SarenetRSS