Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
HOYes.tvHOYes.tv | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Sociedad

JOSÉ IGLESIAS BENÍTEZ POETA EXTREMEÑO
«Los poetas debemos acercarnos al lector»
Nacido en Villalba de los Barros, presentará mañana su último libro de poesía en Madrid 'Revelaciones' hace una crítica a la incomunicación en la sociedad actual
26.05.08 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Los poetas debemos acercarnos al lector»
Imagen del poeta José Iglesias Benítez./HOY
Es uno de esos extremeños que allá donde van llevan a su tierra en el corazón. José Iglesias Benítez (Villalba de los Barros, 1955) presenta mañana martes en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, su último libro de poesía, 'Revelaciones', una alegoría a la soledad que padece el ciudadano en la gran metrópoli.

-¿Cuánto tiempo lleva trabajando en este libro?

-Los poemas han ido saliendo a lo largo de unos dos años. Unas veces fueron escritos para el libro, otras, nacieron de una anécdota, de una lectura determinada. Hubo que desechar algunos, aprovechar otros y darle la estructura final.

-¿Qué busca con 'Revelaciones'?

-Es el acta que levanta un notario sobre la soledad en la colmena, al menos, eso pretendí. La ciudad deshumaniza al hombre, que debe moverse siempre en los mismos círculos (familia, amigos, vecinos, compañeros...) si no quiere quedarse -sentirse- solo. El ser humano que va y viene entre la multitud y se considera abandonado por los demás, el más débil, el más infortunado, se siente desamparado por la muchedumbre y, por contraste, mucho más solitario entre la gente. Busca la compañía pero esta resulta ficticia. 'Revelaciones' se presenta como un relato nocturno, sus poemas vienen precedidos por visiones oníricas con ángeles noctámbulos portadores de la única esperanza posible: la comprensión, la cercanía de los solos entre ellos. Es una descripción de la ciudad desde dentro, desde los personajes que la pueblan.

-¿Qué quiere aportar al lector con 'Revelaciones'?

-Revelaciones es un espejo que refleja la soledad. Quizá ayude a alguien a darse cuenta de que deberíamos ir entre la gente saliéndonos de la masa, con la mano tendida más a menudo, sintiéndonos todos más solidarios... Tampoco he pretendido ninguna moraleja. Si todos los que compartimos un mismo espacio y un mismo tiempo, nos ayudáramos a compartir algunos aspectos de la vida, esta sería más transitable. Pero si el solitario no trata de romper su cáscara, es difícil que los demás lo hagan por él.

-¿Qué fuentes ha bebido para escribir este libro?

-Supongo que todos somos el producto de nuestras lecturas. Pero no creo que haya unos autores, unos libros, que hayan incidido de manera directa en el poemario. De manera indirecta sí, claro. Todos los que han escrito poemas urbanos, que yo leí en alguna ocasión y me calaron hondo desde Dámaso a José Hierro, desde el Lorca de 'Poeta en Nueva York' hasta Leopoldo María Panero, Félix Grande o Luis García Montero... y muchos poetas amigos que han escrito sobre estos mismos temas. También me ha influido, el ir por las calles de la ciudad con los ojos abiertos, tratando de inventarme la vida de aquellos que daban una mayor impresión de soledad.

-Extremadura está presente en otros de sus libros como 'Clamor de la memoria'... ¿hay algo de su tierra en 'Revelaciones'?

-Cada uno es hijo de su tierra y de su infancia. Mi infancia y mi tierra van unidas y formaron mi 'yo', el ser que soy. En 'Clamor de la memoria' yo pagaba una deuda que tenía con Extremadura, con mi gente extremeña. Quiero mucho a mi tierra, me siento orgulloso de haber nacido allí y me he negado siempre a perder mis raíces. Allí vuelvo cada vez que puedo y allí me encuentro siempre con aquel que fui, con aquel que nunca dejé de ser del todo. En 'Revelaciones', por el contrario soy yo el que cobra una deuda a la ciudad.

-¿Se considera un poeta extremeño?

-Claro. Ni puedo ni quiero renunciar a mis orígenes. Pero soy un poeta extremeño porque nací allí, no porque escriba de manera especial, o porque el lenguaje de los extremeños o la manera de hacer poesía sea diferente de cualquier otro castellanohablante. Es decir, soy un poeta que tiene la suerte inmensa de ser extremeño.

-Vivimos tiempos en los que salen poetas debajo de las piedras, ¿busca dirigirse a un público entendido?

-Es verdad. Hoy todo el mundo escribe o pinta... otra cosa es cómo se escribe y cómo se pinta. Sí, cualquiera es poeta y la osadía a la hora de publicar es inaudita. Hay dos grandes formas de entender la poesía, el lenguaje poético como comunicación con los demás, o como introspección y comunicación con uno mismo. Yo pretendo que mi poesía comunique cosas, que hable y su lenguaje pueda llegar a casi todos.
Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Vocento
SarenetRSS