Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
HOYes.tvHOYes.tv | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Badajoz

Estás en: hoy.es > Regional > Badajoz
HAMDY EL-SAHARIF OFTALMÓLOGO DEL HOSPITAL PERPETUO SOCORRO
«Tenemos la obligación de echar una mano a los países en desarrollo»
Junto con otros quince oftalmólogos españoles ha operado a 2.397 vietnamitas con una grave enfermedad ocular El equipo de médicos ha trabajado en dos provincias afectadas por el tracoma durante dos semanas
02.05.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Hamdy El-Saharif, el doctor Hamdy para sus pacientes, llegó a España desde Palestina hace 22 años para estudiar Medicina, igual que dos de sus hermanos. Éstos volvieron con el tiempo a su tierra, pero él conoció a una médico pacense, se casó y se quedó en Badajoz. Tiene dos hijos.

Especialista y apasionado de la Oftalmología, ha participado junto otros quince oftalmólogos españoles en una campaña de erradicación del tracoma en Vietnam. Durante quince días los médicos han operado a contrarreloj a 2.397 pacientes cuya enfermedad les conduce a la ceguera.

-¿Por qué ha ido a Vietnam?

-La iniciativa internacional del tracoma buscaba a médicos que entendieran de problemas de párpados, y yo soy especialistas en cirugía de párpados y tumores de órbita, y me llamaron.

-¿Qué es el tracoma?

-Yo la llamo la ceguera de los pobres. Es una enfermedad que se adquiere por el contacto con agua contaminada con una bacteria. Produce cicatrices en el párpado y hace que se meta para dentro. Las pestañas va rozando la córnea y produce cicatrices horribles. En Vietnam se calcula que hay 80.000 personas que padecen tracoma. En su fase inicial se puede curar con azitromicina, pero cuando ya está avanzada la única solución es la cirugía del párpado. Nosotros actuamos en dos provincias. Ocho oftalmólogos en cada una.

-¿De quién fue la iniciativa de hacer esa campaña intensiva contra el tracoma?

-Está organizada por una ONG llamada Iniciativa Internacional de Tracoma y participa la empresa Pfizer, que supongo que financia algunos gastos. Estaba muy bien organizada toda la campaña. No faltaba de nada.

-¿Como trabajaban?

-Nos levantábamos antes de las seis de la mañana y trabajábamos por parejas. Con un intérprete de vietnamita íbamos a una especie de centro de salud, en medio de los arrozales, y allí ya estaban esperándonos un montón de pacientes en fila. Todos nos saludaban sonriendo. Nos servían un té verde, sin azúcar, que al principio me parecía un poco amargo, y empezábamos a explorar a los pacientes junto con el oftalmólogo vietnamita. Nos centrábamos en la fase más grave, la que hay que operar. Es una operación de un cuarto de hora. Veíamos un centenar de personas y operábamos unos sesenta entre la pareja de médicos españoles.

«Había que operar»

-¿En Vietnam no hay suficientes oftalmólogos o no conocen la técnica?

-Tienen oftalmólogos, no sé si suficientes, pero quizá necesitan aprendizaje. El caso es que hay muchos enfermos y había que operarlos.

-¿El tracoma acaba en la ceguera?

-Había muchos pacientes candidatos a ciegos, con la gran cicatriz corneal que sufren. En pocos meses se produce lo que se llama blefaroespasmo. Y además del dolor tienen opacidad corneal. Se ve como a través de un cristal oscuro. Apenas se ve. Después de operarlos, entre el quinto y el séptimo día se les quitaba la venda y los puntos. Estaba perfecto. Las revisiones las dejábamos a los oftalmólogos vietnamitas.

-¿Qué se aprende con esta experiencia?

-Es muy interesante. Son llamadas de ayuda que un médico no puede rechazar. Me siento privilegiado porque me hayan llamado. Aunque estuve a punto de no ir, porque cuando se estaba preparando el viaje murió mi padre. Y tuve un bache porque ni siquiera pude ir a Gaza a su entierro, no podía entra porque es una zona que está cerrada. Pero me insistieron para ir a Vietnam y ahora me alegro de haberlo hecho. Te pones a trabajar y tiras adelante. Es una experiencia que te enriquece en todos los aspectos, en el profesional y en el humano, sobre todo.

-Esta campaña es un ejemplo de colaboración entre el mundo desarrollado y los países en desarrollo.

-Las sociedades desarrolladas tenemos la obligación de echar una mano a las menos desarrolladas. Sobre todo en el aspecto tecnológico. Erradicar el tracoma en Vietnam no parece que cueste mucho. El hecho de que aportemos nuestro granito de arena para mejorar su salud es de alabar. Los pacientes se han beneficiado, pero yo también. Sobre todo en el aspecto humano. Acabas descubriendo que muchas cosas a las que les damos importancia aquí son tonterías. No es fácil de explicar todo lo que se gana. Yo he operado solo a más de 200 personas.

-¿A qué patologías se dedica aquí?

-Yo opero desprendimientos de retina, rijas, problemas de los párpados, tumores orbitales...Esta es una especialidad que ha avanzado mucho. La rija, por ejemplo, la opero con láser desde hace cuatro años. Hemos sido de los primeros hospitales de España en utilizarlo. Al Perpetuo Socorro vienen enfermos de oftalmología de toda Extremadura. Yo digo que la Oftalmología ha evolucionado como los teléfonos móviles. Cada poco tiempo hay novedades que te permiten trabajar mejor. Y seguimos evolucionando.

-¿Echa de menos su país de origen, Palestina?

-Mi familia, mis amigos, mi vida está aquí y yo me considero español y palestino. Lo que me duele es no poder ir a Gaza cuando quiera por la situación que se vive allí.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Galerías de Fotos
Videos de Badajoz
más videos [+]
Badajoz
Vocento
SarenetRSS