Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
HOYes.tvHOYes.tv | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Sociedad

de laredo a yuste
El último viaje de Carlos V se convertirá en un referente cultural y turístico
El Ministerio de Vivienda encarga a la UEx que estudie y dé unidad al patrimonio histórico-artístico existente entre Laredo y el Monasterio de Yuste. Es el primer paso para poner en valor una ruta de 650 kilómetros que atraviesa tres comunidades

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El último viaje de Carlos V se convertirá en un referente cultural y turístico
Monasterio de Yuste, retiro y final del trayecto que el emperador hizo desde Laredo. / HOY
El próximo 3 de febrero, festividad de San Blas, se cumplirán 451 años del día que un Carlos V cansado y enfermo de gota llegó a Yuste, el lugar que había elegido para su retiro definitivo. En septiembre del año anterior, 1556, había desembarcado en Laredo, pero aún tardaría más de cuatro meses en recorrer con su extenso séquito los 650 kilómetros que separan el municipio cántabro del Monasterio de los Jerónimos, en la comarca cacereña de La Vera.

Tres meses los pasó en el castillo del Conde de Oropesa, en Jarandilla, hoy Parador de Turismo, a la espera de que se habilitara como había ordenado su última morada, y este recinto será, junto con el propio Monasterio, por supuesto, uno de los primeros edificios que aparecerán en el estudio que el Ministerio de Vivienda ha encargado a la Universidad de Extremadura (Uex) con un objetivo: poner en valor esta ruta como referente cultural, turístico y económico de las tres comunidades autónomas que atraviesa.

Tras el éxito del Camino de Santiago y la no menos interesante promoción en torno a la Vía de la Plata, el último viaje de Carlos V reclama su protagonismo.

El proyecto fue ideado en los tiempos de la ministra extremeña María Antonia Trujillo, que ya en 2006 había sugerido en León elaborar un inventario de bienes sobre la Ruta del Emperador Carlos V, para recuperar esta vía y convertirla en factor económico de las zonas que atraviesa. «Es una ruta muy importante que ya la hacen muchos senderistas en muchos tramos, pero que no está completa», aseguró entonces.

Pilar Mogollón Cano-Cortés, directora del Grupo de Investigación de Conservación del Patrimonio de la Uex, es quien ha recibido el encargo de Vivienda de llevar adelante un plan directivo de todo el patrimonio histórico-artístico que pueda encontrarse en los municipios y parajes, además de en los caminos (puentes, pozos, ermitas, cruceros...) que recorrió el Emperador.

El Grupo dispone de 58.000 euros y un año para completar el estudio. Al proyecto se han incorporado también las universidades de Cantabria y Valladolid, a petición de la profesora de Historia del Arte, «porque ellos conocen mejor su zona». Mogollón no esconde su ilusión por emprender la catalogación de todo cuanto tenga un valor patrimonial.

«Vamos a realizar un estudio técnico, histórico-artístico y documental. Se examinarán las restauraciones que se han llevado a cabo en los edificios, vamos a buscar elementos gráficos, planos, fotografías, grabados... La catalogación abordará desde las catedrales hasta pequeñas ermitas, puentes, cruceros, pozos, hospitales, conventos, castillos ... su estilo, su estado, su uso actual, su propietario, si tiene algún grado de protección, sus materiales..., documentar al máximo la vida del propio edificio. Esa es nuestra función: analizar todos los elementos y decir cuáles merecen la pena».

Propuestas de futuro

El proyecto pretende ser un punto de partida, un primer paso para lanzar el último viaje de Carlos V como ruta completa, desde Cantabria hasta Extremadura. Aunque su proyección turística no es objeto del estudio, su directora destaca que «se harán propuestas de futuro» al Ministerio.

«El interés es saber en qué condiciones está cada edificio para sugerir posibles actuaciones, decir en qué se puede convertir para potenciar su utilización, por ejemplo, si un antiguo hospital que está en ruinas merece la pena rehabilitarlo como albergue».

¿Cuántas piezas artísticas, inmuebles y elementos se examinarán? Pueden ser miles, responde la directora del Grupo pues no en vano, el Emperador pasó por villas diminutas pero también por Valladolid o Burgos, dos enclaves de primera magnitud, con un inventario patrimonial muy extenso. «En estos casos, gran parte del trabajo de catalogación ya está realizado, pero hay que unificar criterios e incluirlos con aquellos otros de los que apenas se tenga documentación o se conozca su rastro: conventos descuidados por la Desamortización o ermitas olvidadas, por ejemplo».

24 escalas

El trayecto exacto recorrido por el Emperador entre septiembre de 1556 y febrero de 1557 se dividió en 24 escalas para dormir, pero se conoce a trozos, por viajeros, crónicas o cartas que dicen dónde descansa Carlos V, normalmente en casas de amigos nobles o en sitios alquilados. La estancia casi siempre duraba una noche, En Valladolid permaneció dos semanas por encontrarse allí sus hermanas, Leonor y María, su hija Juan y su nieto Carlos, y se sabe que antes estuvo indispuesto en Medina de Pomar, donde se tuvo que quedar dos días por su gran afición a comer.

«Unos tramos los conocemos bien, pero en otros hay más dudas. Es una de las cosas que se hará: documentar en todo lo posible el viaje».

En Cantabria se sabe que desde Laredo, donde descansó cinco jornadas tras el desembarco (hoy se recuerda con escenificaciones y un mercado medieval de cuatro días), atravesó Colindres, Limpias, Ampuero, Rasines, Ramales, Soba y Lanestosa, hasta llegar a Medina de Pomar, en Burgos. Esta ruta senderista es organizada cada año por el Gobierno de Cantabria en colaboración con los ayuntamientos.

Después de pasar por la capital burgalesa, el viaje sigue por la provincia de Palencia (Torquemada y Dueñas) y Valladolid, donde Calor V descansa en Cabezón, la propia capital, Valdestillas y Medina del Campo.

Cerca de Gredos, la comitiva fue dejando atrás Madrigal de las Altas Torres, Peñaranda de Bracamonte, Piedrahita y el Barco de Ávila. Tornavacas fue el primer municipio extremeño al que llega. Los habitantes del Jerte le reciben con truchas y el propio Carlos V se sorprende del modo de pescar por la noche que tienen los jerteños. El viaje continúa por Piornal, Garganta la Olla y Jarandilla de la Vera, parada prevista hasta alcanzar en Cuacos de Yuste su retiro deseado. «En 1553, tres años antes de llegar a España, ya había decidido su retiro en Yuste porque hay constancia de que encarga adaptar el Monasterio para descansar allí, pero cuando llega a Jarandilla aún no estaba terminado», explica la profesora de la Uex.

Esperaba, pues, a que acabaran las obras del palacete que había mandado construir adosado al Monasterio, acompañado siempre del retrato de Isabel de Portugal que pintó Tiziano. El estudio de la Uex también incluirá la documentación de la pintura que recrea todo el viaje de Carlos V y su estancia en Yuste. Servirá para recoger la memoria de cómo se le ha identificado a lo largo de la Historia.

En el Monasterio pasará sus últimos 19 meses, hasta que el 21 de septiembre de 1558 le sobreviene la muerte debido a fiebres palúdicas.

Sobre la elección de este lugar como retiro definitivo se asegura que fue debido a su buena climatología, sin bajas temperaturas (el también monasterio jerónimo de Fresdelval, en Burgos, fue descartado por el frío), ni demasiado calor, y, por supuesto, por su condición de lugar religioso, que le permite disfrutar de un retiro físico y espíritual. Pero también se atribuye la elección a la influencia de un miembro de su Corte, originario de Plasencia.

Curiosamente, Carlos V, deseoso de llegar Cuacos de Yuste, eludió el tramo final por la capital del Jerte y prefirió cruzar por la escarpada Sierra de Tormantos, a hombros de sus acompañantes.

El fondo documental que elaboren las tres universidades, 10 investigadores en total, servirá para promover la ruta del Emperador como camino cultural, en nuestro país y en Europa. «Se le puede sacar mucho partido porque supone una conexión con Europa importante. No hay que olvidar que junto al Emperador vino un gran número de acompañantes procedentes de Flandes, que aportan otras costumbres, otra gastronomía, tradiciones, otras lenguas. En La Vera todavía se aprecia esa conexión».

El historiador Manuel Fernández Álvarez destaca que pese a los deseos de retiro del Emperador, «pronto Yuste se convierte en la tercera Corte de la monarquía católica», junto a Valladolid, donde vivía la gobernadora Juana, y Bruselas, residencia oficial de Felipe II.

Algunos pasos

«Inicialmente nuestra labor es crear una base técnica para el día de mañana» afirma la directora. «Si se quiere solicitar ayuda europea para rehabilitación, conservación del patrimonio y poner en valor la ruta, es necesario contar con un fondo técnico y documental como el que vamos a hacer. Esto es el punto de partida, pero las rutas son una realidad de desarrollo social y económico de las zonas por donde pasan».

Ya se han dado pasos tímidos en este sentido. En julio de 2006, la Mancomunidad de la Vera, la Asociación para el Desarrollo de la Comarca (Adiscover) y los ayuntamientos de Cuacos de Yuste, Villaviciosa (Asturias), Laredo (Cantabria) y Gante (Bélgica) firmaron un convenio para la promoción de la figura de Carlos V. También elaboraron un manifiesto en el que subrayaban la necesidad de «dar un impulso definitivo a la Ruta Carolina» y descubrir con ella un «descomunal patrimonio cultural».

En febrero del año pasado, otra reunión en Yuste de representantes políticos volvió a reclamar para este camino la carga cultural y simbólica que merece.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Vocento
SarenetRSS